Qué es la marca personal y por qué potenciar la tuya.

La marca personal es mucho más que ponerle tu nombre a tu proyecto o negocio.

Mucho más que tener tu propio logo y una identidad visual atractiva. De hecho, esa es solo una décima parte de lo que la marca personal significa en su conjunto.

Como profesional que se dedica a la mentoría y consultoría de emprendedoras de marca personal, tengo mi propia definición de marca personal, y quiero compartirla contigo:

“La marca personal es la impresión que las personas tienen en mente acerca de una o un profesional, fruto de la unión y comunicación estratégica de su personalidad, habilidades y experiencia de vida.”

Dependiendo de cómo se haya hecho esa unión y comunicación estratégica, esta profesional estará posicionada de un modo u otro en la mente de las personas. 

Así que podríamos decir que el posicionamiento de una marca personal depende de la capacidad que esta persona tenga de identificar y tomar consciencia sobre su personalidad, potenciar sus habilidades y diferenciarse a través de su experiencia de vida personal y profesional.

PERSONALIDAD = Quién eres y qué te gusta hacer

HABILIDADES = Qué se te da bien hacer

EXPERIENCIA = Qué has hecho hasta ahora

Te habrás dado cuenta de que estos tres elementos son los que definen a una persona, ¡y también los que definen a una marca personal!

¿Cuál es la diferencia? La marca personal es pública, y para que esta pueda desarrollarse y potenciarse, debe de comunicar de forma estratégica estos tres elementos.

Por qué necesitas potenciar tu marca personal si lideras tu propio negocio de servicios

No puedo seguir hablándote de marca personal si no te recuerdo que vivimos en la era de las personas. Y que, del mismo modo que las marcas comerciales ejecutan estrategias de branding para humanizarse y conectar de un modo más genuino con sus públicos, las marcas personales deben de hacer lo mismo. Con la ventaja de que una marca personal no tiene que inventarse una personalidad ni una historia, ¡porque ya la tiene!

Para una profesional como tú, que lidera su propio negocio, gestionar con estrategia tu marca personal es tan importante como llevar a raya tus cuentas. Solo de ese modo, lograrás diferenciarte de otras personas que vendan lo mismo que tú (tu competencia), ponerte en valor como profesional, atraer a personas que cumplan con el perfil de tu cliente ideal y olvidarte de competir por precio.

Cómo empezar a gestionar con estrategia tu marca personal

Si alguien te dice que gestiona con estrategia su marca personal y no tiene definidas las claves de su diferenciación, ¡pon en duda lo que te vaya a vender! 

Para diseñar tu estrategia de marca personal debes de empezar por definir 2 de las claves de tu diferenciación. Toma nota:

Tu historia: de dónde vienes

Tu historia no es tu currículum vitae. Tu historia se compone de todos los puntos de inflexión tanto personales como profesionales que te han traído al lugar donde te encuentras hoy. Considera cada punto de inflexión cada momento de tu vida en el que has experimentado un cambio (tanto profesional como personal) y en ese proceso de cambio has sentido dolor e/o incomodidad.

Es un ejercicio brutal, ya que te hace recordar que, a pesar de todo lo que has vivido, sigues en pie batallando por crear y vivir la vida que quieres.

Tip: Quédate con los 3 puntos de inflexión personales y 3 puntos de inflexión profesionales que más te hayan marcado y más relevantes consideres. Transfórmalos en una historia. Esa será tu historia de marca.

El rumbo de tu marca: a dónde vas

El rumbo de tu marca lo definen tus valores y tu para qué (tu motor). 

Teniendo eso en cuenta, estarás de acuerdo conmigo con que más de 3 valores te harán dar vueltas en bucle y perder el rumbo. Así que, por ello necesitas tener como máximo 3 valores. 

Tip: Por cada valor que elijas para tu marca, escribe cuál es el motivo que te lleva a seleccionar ese valor. Quizás y probablemente esté conectado con una experiencia vital tuya. Rescátala de entre tus recuerdos porque te servirá para darle más coherencia a tu marca personal.

Para saber cuál es tu motor, respóndeme a las siguientes preguntas:

  • ¿Por qué tomaste la decisión de emprender?
  • Cierra los ojos y piensa dónde te gustaría estar dentro de cinco años: en qué lugar, con quién y haciendo qué. Describe en una palabra lo que sientes al imaginarte a ti en esa situación.

Esas respuestas son el significado del motor de tu marca personal, por lo que te recomiendo tenerlas siempre presentes (incluso reflejadas un post-it pegado al monitor de tu pantalla).

Te habrás dado cuenta que para desarrollar tu marca personal no debes de mirar hacia fuera, ni siquiera mirar a tu competencia. Necesitas mirar hacia dentro de ti.

Y de ese modo tomar consciencia de quién eres, de dónde vienes y a dónde vas. Solo así conseguirás tener un negocio alineado con quien eres y serás capaz de perseverar y

Y tú, ¿estás potenciando tu marca personal

Conoce un poco más acerca de mí y mi historia haciendo click aquí.

Si quieres más contenido de valor para potenciar tu negocio basado en marca personal, sígueme en mi cuenta de Instagram.